martes, 23 de febrero de 2016

No me quedan ganas ni de mentarte tu pinche madre.



Hemos estado llevando esto "girando" de patada a patada y ya de tanto golpe está de la fregada. La verdad no sé qué tan "enamorados" o tercos somos, porque las mariposas estoy segura ya migraron hace mucho muy a la chingada, pienso que hablar así es triste y que también sabía escribir "mejor" cuando era más joven, cuando cada cosa era una tragedia infinita o el amor más puro y maravilloso de la vida.

Siento que te has llevado todo de mí, que no quieres quedarte pero tienes curiosidad de ver qué va a pasar, también siento que somos masoquistas y que tú eres cruel y un hijo de puta, sobre todo por dejarme abandonar mis pasiones y todo lo que me hacía ser quien era. Siento que estoy siendo muy dura contigo, que la culpa también es mía y sólo me desquito contigo porque a ti te vale madre. Pero sobre todo eso, que a ti te vale madre.

jueves, 14 de enero de 2016

01:39 am

Recuerdo el olor a café, leche tibia y canela.
No puedo más contigo, te dejo ir.

Cielos anaranjados y nubes rosas…
Tu silencio resbalando como lágrima por la mejilla. 



Alguna vez me amaste, lo sé. 
Fueron los días más felices de mi vida.


sábado, 4 de octubre de 2014

La verdad (?)

Es cierto que uno no elige de quién se enamora, ni mucho menos cómo será la vida junto a esa persona. Uno nunca sabe por qué muchas de las buenas personas, se quedan solas, amando a alguien a quien quizá hubiese sido mejor jamás haberle conocido.

La verdad es que, en esta vida, sabemos muy poco de todo y de todos.
Y uno nunca sabe por qué ocurren algunas cosas, o si pudieron haber sido diferentes de haber cambiado aún el más mínimo detalle.

Uno no comprende las situaciones por las que a veces nos vemos obligados a pasar. O las situaciones de dolor y duelo... De abandono y desamor.
La verdad es que esta vida para muchos no es más que patadas en el culo.